miércoles, febrero 1, 2023

Ticketmaster Culpa a los Revendedores por lo Sucedido con las Entradas para la Nueva Gira de Taylor Swift

Mas Leidos

El presidente y director financiero de Live Nation, Joe Berchtold, planea culpar a los revendedores por la desastrosa venta de Taylor Swift de Ticketmaster durante la audiencia del Senado.
Mientras que el Ticketmaster, propiedad de Live Nation, fue villanizado durante semanas después de la preventa del próximo The Eras Tour de Taylor Swift que batió récords de ventas de un solo día y enfureció a los fans sobre cuestiones referentes al servicio de venta de entradas, Berchtold planea echarle la culpa a los revendedores que usaron bots ilegales para atacar la venta en línea.
La declaración se entregará este mismo martes 24 de enero en Washington, D.C., al comité dirigido por el miembro Dick Durbin, contra los revendedores que utilizan ilegalmente software para interrumpir y atacar la venta de entradas. La leyenda de la música country Garth Brooks también está prestando su apoyo al testimonio de Berchtold, con una carta defendiendo a Ticketmaster y atacando a los revendedores que usan métodos ilegales para comprar boletos.
“Sabíamos que los bots atacarían la venta de [ Swift ], y se planificó en consecuencia. Luego nos golpearon con tres veces la cantidad de tráfico de bots que jamás habíamos experimentado, y por primera vez en 400 ventas de fans verificados, vinieron después de nuestros servidores de códigos de acceso de fans verificados. Si bien los bots no pudieron penetrar nuestros sistemas o adquirir entradas, el ataque requirió que redujéramos la velocidad e incluso pausáramos nuestras ventas. Esto es lo que llevó a una terrible experiencia del consumidor que lamentamos profundamente.” según declara Joe Berchtold.
Después de la preventa del 15 de noviembre, Ticketmaster finalmente canceló su venta general de 170.000 entradas restantes para la gira de Swift. En diciembre, la compañía anunció una nueva estrategia para vender los pases en el transcurso de cuatro semanas y recientemente concluyó ese esfuerzo.
En ese momento, la compañía dijo que “la demanda sin precedentes” causó el fracaso, pero también culpó a los bots diciendo que 14 millones de fans y más de 3.000 millones de bots golpearon el sitio. Esa excusa hizo poco para satisfacer a los más de 100.000 fans que fueron expulsados de la línea durante el ataque del bot, e incluso Swift habló culpando a la compañía. Con muchos fans pidiendo el castigo de Ticketmaster y varios incluso tomando medidas legales contra la compañía, Berchtold también planea disculparse directamente con Swift y sus seguidores.
Mientras Berchtold señala que Ticketmaster acepta su responsabilidad de ser la primera línea de defensa contra los bots en esta «carrera armamentista» cada vez más creciente tiene la intención de cambiar el enfoque de la audiencia a cambios de política que podrían reducir los revendedores.
“En este foro donde estamos aquí para discutir políticas públicas, también debemos reconocer cómo los revendedores industriales que violan la ley utilizando bots y ataques cibernéticos para tratar de obtener entradas injustamente contribuyen a una experiencia horrible para el consumido” dice su declaración. “Estamos haciendo todo lo posible para luchar contra las personas que atacan nuestras ventas y roban entradas destinados a verdaderos fans, pero necesitamos ayuda para aprobar reformas reales para detener esta carrera armamentista.”
“La oleada de los bots durante una venta es una gran razón para la falla del programa NO IMPORTA QUIÉN SEA LA EMPRESA DE VENTA DE ENTRADAS” escribe Brooks  en su carta dirigida al Congreso. “Y el que SIEMPRE paga por esta atrocidad es el cliente, el ÚLTIMO sobre el que debería caer esa carga.”
Brooks señala en su carta que obligó al propietario de los Dallas Cowboys, Jerry Jones, a permitirle usar Ticketmaster para vender entradas para su concierto de abril en el estadio AT&T en lugar de SeatGeek, que tenía el contrato exclusivo para vender las entradas en el estadio.
“Habia confiando tanto en la gente de Ticketmaster” explicó en su carta, señalando que “esto no se debió a Ticketmaster, sino una elección que hice. ”
Berchtold se unirá en el estrado de los testigos por el director ejecutivo de SeatGeek Jack Groetzinger y el promotor de Chicago, junto con el artista discográfico Clyde Lawrence y representantes del Instituto James Madison y el Instituto Antimonopolio Americano.
Los ejecutivos de Ticketmaster esperan mucho tanto del Congreso como de los otros testigos que testifican. Por su parte, SeatGeek ha presentado una serie de quejas contra Ticketmaster ante el Departamento de Justicia por presuntas violaciones antimonopolio, y Mickelson condenó la fusión entre Live Nation y Ticketmaster cuando testificó ante el Congreso en 2010.
De otro lado, la Senadora Amy Klobuchar originalmente solicitó esta audiencia en respuesta a la ira pública por los fallos técnicos de la venta de entradas para la gira de Taylor Swift. Pero la lista de testigos y el nombre de la audiencia, “That’s the Ticket: Promoting Competition and Protecting Consumers in Live Entertainment” sugiere que es más probable que la audiencia se centre en una insatisfacción que viene de lejos desde el decreto de consentimiento de 2010 que rige la fusión de Ticketmaster y Live Nation.
Ese decreto de consentimiento ha tenido un éxito mixto en la creación de un campo de juego nivelado para la competencia en el negocio de la emisión de entradas, y los críticos lo consideran un fracaso porque no impidió que Ticketmaster se convirtiera en la compañía dominante de ticketing que es hoy.
“Escuchamos a la gente decir que los mercados de venta de entradas son menos competitivos hoy que en el momento de la fusión Live Nation-Ticketmaster. Eso simplemente no es cierto” lea las declaraciones de Berchtold, alegando que la participación de mercado de Ticketmaster ha disminuido desde que el Departamento de Justicia estimó que tenía el 80% del mercado en 2009.
En ese momento, Ticketmaster “no se enfrentó al nivel de competencia que enfrentamos hoy de nuevos competidores, incluidos SeatGeek, AEG’s AXS y Eventbrite, junto con competidores establecidos, incluidos Tickets.com y Paciolan” continúa Berchtold.
“Hoy en día, existe una intensa competencia por cada contrato de venta de entradas que sale a oferta, mucho más que en 2010. Ticketmaster ha perdido, no ganado, participación de mercado, y cada año las ofertas competitivas dan como resultado que las compañías de entradas obtengan menos valor económico en un contrato de venta de entradas, mientras que los lugares y los equipos obtienen más. La conclusión es que los mercados de entradas de EE. UU. nunca han sido más competitivos de lo que son hoy […]»
Berchtold planea presentar la amenaza planteada por los malos actores y el software malicioso como un problema que tanto el gobierno como el sector privado deben abordar juntos. La estrategia traslada parte de las críticas a la debacle respecto de la venta de entradas para la gira de Taylor Swift al Senado, que votó por unanimidad para aprobar la ley BOTS en 2016, prohibiendo efectivamente la tecnología automatizada de compra de entradas.
Desde su aprobación, la ley solo ha sido aplicada dos veces por el FBI y la Comisión Federal de Comercio, a pesar de las súplicas de los funcionarios de Ticketmaster de que los ataques de bot en la venta de entradas de alto perfil están aumentando en frecuencia y complejidad. Berchtold también planea detallar cómo la compañía ha gastado más de $1.000 millones en desarrollar tecnología para evitar ataques de bot en las ventas de entradas de la compañía utilizando software como Verified Fan y tickets digitales.
Seguiremos con atención cómo se desarrollan los acontecimientos en este asunto.

¿Te gustó el artículo?
Cargando…

Otros Articulos

Último artículo